9 recomendaciones para manejar las peleas entre hermanos

16/09/2021

¿Te gustaría ayudar a tus hijos a llevarse bien? ¿A manejar el conflicto y resolver problemas?  Estás en el lugar correcto para descubrir cómo manejar peleas entre hermanos.  

Peleas entre hermanos

Los niños no pelean para volverte loca, son solo pequeños seres humanos que aún no saben cómo manejar sus emociones o los conflictos  Es nuestro trabajo como padres enseñarles a lidiar con esos sentimientos y situaciones

¿Cómo enseñarles a hacerlo? Toma nota de estas recomendaciones para manejar las peleas entre hermanos.

1.- Dale atención individual a cada uno

Pasa tiempo especial con cada uno, de forma individual, sin distracciones, sin mencionar a los hermanos.  Métete en su mundo e interésate solo por él en ese momento.  Hazle sentir que adoras pasar tiempo a su lado.  Escúchalo.  Informales que cada uno tendrá tiempo especial contigo (esto no es un privilegio, es una necesidad)

2.- No compares a los hermanos

“¿Por qué no puedes portarte como tu hermano?”, “Tu hermana saca excelentes calificaciones, no entiendo como tú no puedes”

Cuando les dices cosas como estas, tu hijo solo entiende:

“A mi mamá solo le gusta lo que hace mi hermana”, “Todo lo que yo hago está mal” “Nunca podré ser como mi hermano”.  

Y esto solo lleva al resentimiento y la baja autoestima.  Cada niño es diferente y debe ser reconocido por su unicidad.

Dale Carnegie decía “Atribuye a la otra persona una buena reputación para que se interese en mantenerla.  Haz esto con cada uno de tus hijos y verás maravillas

3.- Reconoce sus sentimientos y empatiza con ellos

Debemos validar los sentimientos no placenteros, tienen todo su derecho de sentirse así. Y debemos enseñarlos a sacarlos o expresarlos de forma funcional, porque si no van a explotar tal cual olla de presión. Tu hijo, al igual que todo ser humano, tiene el derecho de expresar cómo se siente

Cuando haya conflicto entre ellos y alguno venga a contarte, escúchalo.  Respóndele con algo como esto:

“Veo que estás molesto con tu hermano, y usaste palabras para decirle que parara”

“Veo que estás pegando, recuerda que pegar e insultar no está permitido en casa.  Te veo molesta.  Puedes decirle a tu hermana, qué es lo que te molesta sin pegar ni insultar?”

“Si, eso es frustrante. Veo que estás molesto. Te hubiera gustado que él no lanzará tu carrito al piso”  (esta no requiere intervención de hermano)

Describe la situación sin juzgar.  Recuérdales que pueden resolver la situación sin pelear

4- No les pongas etiquetas

Más que manejar peleas entre hermanos, esto te ayudará a evitarlas. Usar etiquetas hace que todos se sientan mal.  Si la etiqueta es positiva (“Él es el ordenado de la casa”), el niño siente la inmensa responsabilidad de llenar esa etiqueta todo el tiempo, siente que jamás puede fallar para que el hermano que no recibe la etiqueta, sienta que jamás podrá llenar sus zapatos (“yo soy el desordenado”).  

Si la etiqueta es negativa, tiene consecuencias emocionales a largo plazo, que pueden desencadenar en depresión y baja autoestima (“no sirvo”, “nunca podré…”) y terminan siendo adultos disfuncionales.  En general, esto lleva a rivalidades.

5.- Enséñales a lidiar con la rivalidad entre hermanos

Desarrolla en ellos la habilidad de resolver conflictos pacíficamente y la de negociar.  peleas entre hermanos Ambas conllevan maneras creativas de expresar el enojo

Para ayudarlos a resolver los conflictos pacíficamente enseñales a:

  • Alejarse de la situación
  • Respirar profundo
  • Contar del 1 al 10
  • Expresar su dolor con palabras
  • Escribir o dibujar sus sentimientos
  • Técnicas de descarga de emociones
  • Usar la frase “Me siento __________ cuando haces ____________.  Necesito que por favor ____________________________ para dejar de sentirme _________”

Para ayudarlos en la negociación

  • Tomar turnos y esperar su turno
  • Dividir las tareas que hacer equitativamente entre todos
  • Intercambiar objetos, así cada uno se beneficia

6.- Intervén solo cuando sea necesario

Una vez les hayas enseñado las habilidades de resolución de problemas, dales la oportunidad de resolver el problema por sí solos.  Intervén solo cuando ellos necesiten tu ayuda

Ver también: ¿Cómo llegué a la maternidad eficiente?

7.- Controla tu ira

Esta parece la recomendación #1 en cuanto a maternidad se refiere.  Modela el comportamiento que esperas de tus hijos.  Respira profundo y ponte en sus zapatos.  Revisa mis posts sobre cómo dejar de ser una madre reactiva.

8.- Está bien no compartir

Como hemos visto, los niños no están obligados a compartir

Enséñalos a tomar turnos, esperar y respetar el deseo del otro de no compartir.  Esto aplica tanto para los objetos como para su tiempo y su espacio

Los niños pueden no ser capaces de comprender las emociones del otro, así que cuando veas que uno de ellos está molesto, puedes decirle a los otros, por ejemplo, “tu hermano está molesto porque tiene sueño, vamos a darle su espacio para que pueda descansar y estar contento de nuevo”.  Esto los ayuda a aprender a respetar, a ser empáticos y a entender las emociones de los demás

9.- Enséñales a apreciar las buenas intenciones de los demás

Celebra los actos de bondad de cada uno y el esfuerzo que hizo para lograrlo, esto hace que quieran repetirlo y así va a aumentar la harmonía en casa

Obviamente estas recomendaciones para manejar las peleas entre hermanos no dan resultados por arte de magia. Se trata de un trabajo que debes hacer con tus hijos de form continua hasta que se convierta en hábito.  Con la práctica lograr la habilidad

Mamis informadas, mamis eficientes

NUEVAS ENTRADAS

RECIBE EL BOLETÍN

SÍGUENOS 

0 comentarios

Enviar un comentario

Share This